Preguntas Frecuentes 985 771 677

El Suicidio

El suicidio ha pasado de ser un tema tabú a ser algo de lo que se habla con mayor naturalidad y presencia pública. Y es el camino correcto, porque el peor enemigo del suicidio es el silencio, históricamente se ha silenciado por distintas razones (religiosas, médicas…) pero hablar de ello es el primer paso para su prevención.

Asturias es la comunidad autónoma con mayor tasa de mortalidad por suicidio, seguida de Galicia y Andalucía, y ya es la primera causa de muerte en menores, en todo el mundo. Afecta tres veces más a hombres que a mujeres, a pesar de que ellas lo intentan más.

El suicidio es una manifestación del dolor emocional, y tiene varios factores de riesgo: la enfermedad mental, la depresión, la esquizofrenia, el alcoholismo y abuso de tóxicos, los trastornos de personalidad, etc. Todos tenemos que estar atentos a las señales de alarma, no sólo la familia o el médico de Salud Mental, sino todos los estratos del Sistema de Salud, desde el pediatra hasta el médico de familia, ya que las señales de alarma pueden manifestarse en cualquier momento.

Hay que tener en cuenta que la razón fundamental de un suicida no es acabar con su vida, sino acabar con el sufrimiento que le producen situaciones que le resultan intolerables, imposibles de sobrellevar. Tenemos que ser por tanto muy conscientes del sufrimiento ajeno, estar presentes, escuchar y ayudar a la persona en dificultades a expresar sus sentimientos y su dolor, con empatía y sentido común. En casos de emergencia es importante llamar al 112 o al 024, teléfono nacional de reciente creación. Y sobre todo, no dejar solo nunca a la persona en riesgo de suicidio, y como siempre decimos, “hacer de grúa” para proporcionar la ayuda necesaria.

Últimos artículos