¿Qué es la ludopatía? causas, síntomas y tratamiento

¿Qué es la ludopatía? causas, síntomas y tratamiento

Hablar de qué es la ludopatía es abordar una de las alarmantes problemáticas que sufre nuestra sociedad actual. La ludopatía, también conocida como trastorno del juego o adicción al juego, es una patología seria que puede devastar no solo la vida financiera de una persona sino también su salud general, bienestar psicoemocional y relaciones sociales. Hablamos por tanto de un comportamiento patológico, una adicción comportamental devastadora caracterizada por conductas problemáticas alrededor del juego. Aunque a menudo es consciente de estar inmersa en una espiral destructiva, la persona afectada no puede parar, todo gira en su vida en torno al juego, por lo que su adicción afecta tanto a la vida del ludópata como a su entorno familiar y afectivo.

En la Clínica Pérez-Espinosa somos conscientes de la complejidad de esta adicción y de que son muchas las personas que la sufren; por eso dentro de nuestros tratamientos psiquiátricos y psicológicos en Asturias contamos con un Programa de Atención Integral en Salud Mental y de tratamiento de adicciones, con el que ofrecemos apoyo, guía y tratamientos efectivos para las personas afectadas por la ludopatía, ayudándolas a recuperar el control de sus vidas.

¿Qué es la ludopatía?

La ludopatía es un trastorno del control de los impulsos, una adicción comportamental de gran riesgo donde el individuo tiene una urgencia incontrolable de jugar, a pesar de las consecuencias negativas que esta conducta tiene para su vida y su entorno. A menudo, esta adicción puede llevar a la ruina financiera, al deterioro de las relaciones personales y a una profunda desestabilización emocional. Hemos de tener claro que la ludopatía no discrimina por edad, sexo o estatus socioeconómico, afectando por igual a individuos de todos los estratos sociales.

Comprender qué es la ludopatía es complejo, dado que este trastorno combina elementos de comportamiento compulsivo con la adicción psicológica. Podemos considerar la ludopatía actualmente como una de las plagas del siglo XXI, dada la proliferación de comportamientos de este tipo y la facilidad con la que se puede acceder al juego a través de salas especializadas en las ciudades, las apuestas deportivas y la presencia masiva del juego en Internet. La llegada de la tecnología a nuestras casas agrava, si cabe, aún más la situación: el acceso a plataformas de juego está al alcance de nuestras manos.

Hay que tener en cuenta que los adolescentes son el grupo de población que más acceso tiene al juego online, hasta el punto de que los jóvenes duplican el número de adultos afectados por el juego patológico. De hecho, España es el país europeo con mayor número de adictos al juego entre los adolescentes y jóvenes, entre los 15 y 22 años. La pandemia de coronavirus supuso además un repunte importante en estos comportamientos adictivos, debido sin duda al abuso de la tecnología mientras duró el confinamiento.

¿Qué es un ludópata?

Un ludópata es alguien atrapado por la ludopatía, incapaz de resistir el impulso de jugar. A menudo, los ludópatas encuentran en el juego una escapatoria a problemas personales, ansiedad o depresión; pero paradójicamente, esta «solución» agrava en realidad estos problemas.

La continua necesidad de jugar se convierte en el centro de la vida de los ludópatas, eclipsando responsabilidades, relaciones y el propio bienestar. El adicto al juego pierde completamente la libertad y el control, y puesto que este trastorno se caracteriza por el uso de dinero para satisfacer la adicción, las consecuencias de la ludopatía pueden ser devastadoras.

Causas de la ludopatía

Una vez sabemos qué es la ludopatía es necesario conocer sus causas. Estas, son múltiples, incluyendo factores genéticos, psicológicos y sociales:

Causas genéticas:

Algunos investigadores sugieren que ciertos individuos tienen una predisposición genética hacia comportamientos adictivos, incluido el juego.

Causas psicológicas:

La búsqueda de emociones fuertes, la necesidad de escapar de realidades personales difíciles o el manejo inadecuado del estrés pueden empujar a las personas hacia el juego compulsivo.

Causas sociales:

La presión del entorno y la ilusión de la ganancia económica favorece el desempeño de estas conductas. Culturalmente el dinero se relaciona con conceptos de poder, placer y bienestar. El anhelo de esta realidad idealizada y la facilidad de acceso a juegos de azar como la lotería, máquinas en lugares de ocio, establecimientos de juego y/o plataformas de juego online donde se pueden realizar apuestas en tan sólo unos segundos ayuda entender la alta incidencia de personas que sufren esta grave adicción.

Factores de riesgo que pueden provocar juego patológico

Algo importante a destacar para conocer bien qué es la ludopatía son los factores de riesgo.
La exposición temprana al juego y la obtención de un gran premio inicial pueden crear también una falsa percepción de habilidad o suerte, fomentando la creencia de que el juego puede ser una fuente constante de ingresos o incluso una salida fácil para problemas financieros.

Otro factor relevante son los rasgos de la propia personalidad. La baja autoestima o los trastornos psicológicos previos (trastorno bipolar, ansiedad, depresión, etc) y adicciones a otras sustancias suelen acompañar al juego en la realidad cotidiana de estas personas.

Por último, la dependencia patológica del teléfono móvil o “nomofobia”, unida a la falta de filtros y controles parentales para los más jóvenes, hace que las oportunidades de éstos para acceder a actividades peligrosas para ellos se multipliquen. Frecuentemente no se imponen límites en el uso de la tecnología a los más jóvenes y no se les ofrece el ejemplo adecuado, siendo incluso frecuente que los adultos estén desarrollando adicciones como el juego o el consumo de alcohol y otras sustancias mientras pasan tiempo con sus hijos. Al mismo tiempo, el vínculo familiar y la comunicación son factores fundamentales para prevenir y evitar posibles adicciones. Como ya hemos dicho en otras ocasiones para trastornos similares, la mejor prevención es el establecimiento de controles, filtros, tiempos y espacios delimitados para el uso del móvil.

¿Qué tipos de ludopatía hay?

Podemos definir principalmente dos tipos de ludopatía: el juego en establecimientos físicos como casinos, y el juego online, cada vez más accesible gracias a internet y dispositivos móviles. Las apuestas por Internet, el póker online y las apuestas deportivas son los más utilizados. El hecho de que en estas actividades confluyan el azar y el dinero potencia el efecto adictivo de estos comportamientos.

Ambos tipos pueden ser igualmente destructivos, aunque el juego online presenta retos adicionales debido a su disponibilidad 24/7, el anonimato que ofrece y la facilidad con que se pueden realizar apuestas. Esta accesibilidad hace que sea aún más difícil para los ludópatas resistirse al impulso de jugar, exacerbando el problema.

Síntomas y comportamiento de un ludópata

Para llegar a entender qué es la ludopatía y cuándo se desencadena este trastorno hay que conocer cuál es el comportamiento de un ludópata. En este sentido, cabe destacar que se caracteriza por una obsesión con el juego, la inversión de tiempo y recursos económicos significativos en apuestas, y un deterioro en las relaciones personales y profesionales. Identificar a un ludópata no siempre es fácil, ya que muchos esconden su adicción, pero las repercusiones financieras o emocionales pueden ser el primer indicador visible para familiares y amigos.

Los síntomas incluyen una preocupación constante por el juego, la necesidad de jugar con cantidades de dinero cada vez mayores para alcanzar la excitación deseada, y el intento fallido uno tras otro de controlar, reducir o detener el deseo de jugar. Estos comportamientos pueden llevar a mentiras, ocultación de actividades e incluso la obtención de dinero a través de medios ilícitos para tener fondos con los que apostar o jugar.

¿Qué siente un ludópata?

Lo que siente un ludópata varía enormemente, desde la euforia y la excitación durante el acto de jugar hasta el arrepentimiento y la desesperación después de las pérdidas o al darse cuenta de su recaída en el juego y en su ciclo destructivo, sintiéndose incapaz de salir de él.

Esta auténtica “montaña rusa” emocional es agotadora y puede llevar a estados graves de ansiedad y depresión. Muchos ludópatas describen una sensación de estar atrapados en un ciclo del que no pueden escapar, a pesar de su deseo de hacerlo, lo que agudiza el sentimiento de desesperanza.

¿Cómo afecta la adicción al juego al ludópata y su entorno?

La adicción al juego no solo devasta al ludópata sino también a su familia, amigos y seres queridos. Los problemas financieros son uno de los impactos más inmediatos y obvios, pero la adicción también puede llevar a la pérdida de relaciones importantes, problemas legales, y un deterioro de la Salud Física y Mental. El estrés constante y la preocupación por la situación del ludópata pueden provocar además tensiones familiares y conflictos, creando un entorno dañino para todos los involucrados.

Tratamiento para la ludopatía

Tan importante es saber qué es la ludopatía como conocer cómo ha de ser su tratamiento. Para conseguir avanzar en contra de esta enfermedad es primordial que el programa al que se someta un ludópata sea integral, personalizado, incluyendo terapia individual y de grupo para favorecer la responsabilidad y la conciencia de problema . Además, requiere de programas de deshabituación de la conducta y, en algunos casos, puede ser conveniente el apoyo de tratamiento farmacológico. La terapia cognitivo-conductual ha demostrado ser particularmente efectiva, ayudando a los individuos a cambiar los patrones de pensamiento que contribuyen a su comportamiento de juego y a desarrollar habilidades para manejar los impulsos de jugar.

¿Es posible prevenir la adicción al juego?

La prevención de la adicción al juego debe centrarse en educar sobre los peligros del juego patológico y el fortalecimiento de las habilidades sociales y de resiliencia. Enseñar a las personas, especialmente a los jóvenes, a reconocer y manejar las emociones de manera saludable, establecer metas realistas y desarrollar una red de apoyo sólida, puede reducir significativamente el riesgo de desarrollar ludopatía. La sensibilización sobre los síntomas de alarma y el acceso a recursos de ayuda para quienes han caído en la ludopatía, son cruciales para la prevención y la intervención temprana.

En suma, la ludopatía es una condición compleja que requiere un enfoque comprensivo y profesional para su tratamiento. Te hemos explicado qué es la ludopatía y cómo saber si eres un ludópata. Si tú o alguien de tu entorno tiene un problema con el juego, en Clínica Pérez-Espinosa podemos darte todo el apoyo que necesitas para superar esta adicción, y contamos con un equipo de grandes profesionales y programas de tratamiento para ayudarte con tu problema. Recuerda: no estás solo. Podemos ayudarte